Tomás Campos: «En las inmediatas citas que tengo en Madrid espero acercarme un poco más al objetivo que busco»

Apenas a 72 horas de que comience su temporada 2021, nos hemos reunido con Tomás Campos. El torero extremeño afronta en un mes tres compromisos importantes, como son Llerena y un doble paseíllo en Las Ventas: Domingo de Resurrección y Feria de San Isidro. Tomás Campos nos habla en esta amplia entrevista de la mentalización que lleva de cara a las citadas corridas, de su concepto del toreo y de la consiguiente evolución del mismo durante los últimos años y de lo que espera y desea conseguir en esta temporada 2022 que ahora se inicia para él.

Pregunta: Comienzas temporada el próximo domingo, Domingo de Ramos, en tu pueblo, Llerena, en un cartel muy bonito, junto al Maestro Cayetano y Ginés Marín y toros de Soto de la Fuente. Imagino que estarás con muchas ganas e ilusión, primero por arrancar temporada y después por hacerlo con tu gente y al lado de dos compañeros que están en todas las ferias.

Respuesta: Claro que sí. Uno dedica todo el invierno a seguir creciendo como torero y a intentar ser mejor cada día y la manera de mostrarlo es en la plaza, además como en este caso, acompañado de la familia y de los amigos. Aparte de eso, hacerlo también en un cartel muy bonito, junto a Cayetano, con el que tengo una buena amistad y además que en otras ocasiones cuando he alternado con él ha salido todo muy bien, y con Ginés Marín, compañero mío en la Escuela y uno de los grandes triunfadores de la temporada 2021 y al que todo el mundo desea ver ahora mismo.

Pregunta: ¿La mente la tienes centrada exclusivamente en la corrida de Llerena, ya que es la más inmediata, o irremediablemente y aunque uno no quiera la mente se le va a las citas tan trascendentales que tiene después?

Respuesta: Uno pasa el invierno pensando en esas ferias importantes pero cuando ya te ves acartelado, intentas centrarte en la corrida más inmediata que tienes. La preparación ya está hecha, por lo que hay que pensar en la más próxima, después de torearla ya se pensará en Madrid.

Pregunta: Se trata, por tanto, de ir tarde a tarde, porque aunque sea una plaza de tercera categoría todo tiene importancia y repercusión, ya que es fundamental conseguir el boca a boca de los aficionados.

Respuesta: Sí, claro. Es cuestión de crear expectativas para que la gente después vaya con más entusiasmo y mayor predisposición a vernos torear en Madrid. Para uno mismo también son importantes estas tardes porque se va con mayor confianza a esa corrida a Las Ventas.

Pregunta: Una semana después, el Domingo de Resurrección, estás anunciado en Las Ventas, al lado del Maestro Curro Díaz y de Sergio Serrano para lidiar ejemplares de El Montecillo. Una fecha muy bonita, emblemática cada temporada, como es el Domingo de Resurrección, y en un cartel cargado de interés para el aficionado.

Respuesta: Sí, son fechas que desde que comienzas a torear sueñas con estar anunciado algún día en ellas y, en este caso, la recompensa ha llegado. Ahora es cuestión de dar otro paso más adelante ese día para seguir creciendo como torero y acercarme un poco más al objetivo que busco.

Pregunta: Creo recordar que estabas también anunciado en Madrid el Domingo de Resurrección de 2020, que después, debido a la pandemia, se tuvo que suspender.

Respuesta: Sí, el toreo ha sido justo y ha mantenido esos contratos que en su día me había ganado yo en la plaza.

Pregunta: Unos días más tarde volverás a hacer el paseíllo en Las Ventas, en una corrida de la Feria de San Isidro, en concreto el 10 de mayo para enfrentarte a un encierro de El Pilar. El hecho de tratarse de una corrida incluida en el ciclo isidril, ¿Le da a esta cita un plus más o un extra de responsabilidad y de presión o cuando uno sabe que va a torear en Madrid da igual la fecha, ya sea dentro o fuera de San Isidro, la responsabilidad es siempre la misma?

Respuesta: El toro va a ser el mismo y la exigencia también va a ser la misma. Lo único que puede cambiar un poco es que la gente puede estar más expectante, también por la presencia de las cámaras de televisión, que puede hacer que tenga algo más de repercusión, pero cuando pasa algo importante en Madrid da igual el día que sea, ya que todo es muy positivo.

Pregunta: En la experiencia que tú tienes de torear en Madrid, ¿Qué pesa más en esa presión o responsabilidad: el propio escenario, esa plaza y ese ruedo tan enorme; la seriedad del toro al que te tienes que enfrentar; la exigencia del público; la repercusión para bien o para mal de lo que allí suceda; o es un conjunto de todo eso lo que hace que cada paseíllo en Madrid sea especial?

Respuesta: Efectivamente, es un conjunto de todo eso que acabas de nombrar. Los toreros debemos prepararnos para ello y cuando uno es capaz de sobrepasar todas esas circunstancias es cuando llegan los triunfos.

Pregunta: Supongo que para prepararse adecuadamente a la hora de afrontar compromisos importantes, como los que estamos citando, la mentalización del torero ocupará un lugar fundamental en esa preparación.

Respuesta: Sí. En mi caso, siempre ha sido muy importante la preparación psicológica más que la física porque para mí es fundamental tener esos matices controlados para que después surja el arte del toreo.

Pregunta: En el momento en el que el torero está delante de la cara del toro y tiene que dar ese paso, cruzar esa línea imaginaria, que en muchas ocasiones separa el triunfo del fracaso o incluso la vida de la muerte, tener una mente fuerte, adaptada a hacer esos esfuerzos será clave para que en ese instante no te cueste tanto dar ese paso del que hablamos.

Respuesta: Sí. Cuando tú sientes que has cruzado esa línea, que no es nada fácil, lo tienes interiorizado y luego te cuesta menos, sale de forma natural, y eso es importante en el toreo, que las cosas fluyan y surjan de manera natural.

Pregunta: El Maestro Juan Ortega decía hace poco en una tertulia de la Asociación El Toro de Madrid precisamente eso, que él lo que busca en los entrenamientos y en el campo es lo antinatural, es decir, lo que no te sale sólo si no lo buscas, lo más difícil, como la pureza, la verdad, torear despacio…

Respuesta: Totalmente. Si esas cosas uno no las ha buscado, trabajado, interiorizado y sentido previamente después no salen, porque los milagros pueden suceder una vez pero si quieres tener regularidad en tu toreo y consolidar tus formas, hay que buscarlas, perseguirlas y sentirlas antes. Si lo haces un día pero no lo has sentido con anterioridad creo que eso no tiene calado.

Pregunta: Dicho lo cual y, en resumen, a los toros se les puede, se les gana la partida con conocimiento, buena técnica y mentalización.

Respuesta: Sí, claro. El valor está en la mente, donde cada uno sea capaz de llevar su mente. Poco a poco vas adquiriendo conocimientos, que son los que te dan el valor porque, a la vez, te dan seguridad. Ese conocimiento es necesario para aplicarlo a determinadas embestidas porque cada toro tiene una embestida diferente y se debe aplicar ese conocimiento para después alcanzar el contenido artístico.

Pregunta: Hay que tener una base técnica buena, darle al toro la lidia adecuada para poder llegar después a las cotas artísticas a las que nos referimos.

Respuesta: Es un procedimiento que es necesario. Hay algunos toros, que son los menos, que te lo dan desde el principio y consigues conectar rápido y que empiece a fluir todo, pero eso sucede en un porcentaje muy bajo de ocasiones. El toro que ha salido ese día no es que sea bueno o malo es el toro que tú necesitabas en ese momento, para el estado en el que te encontrabas entonces. En una temporada muy larga, con toreros que tengan sello de sentimiento, eso ocurre únicamente con dos o tres toros.

Pregunta: ¿Piensas entonces que, como decía el Maestro Juan Belmonte, se torea como se es, y que el toreo es, ante todo, un ejercicio espiritual más que físico?

Respuesta: Sí, estoy totalmente de acuerdo. Según esté uno interiormente, con su mente y con la gente que tiene alrededor, lo expresa delante del toro. El toreo es muy transparente.

Pregunta: Cuando un torero cuaja un toro, se siente, se entrega y expresa delante de la cara de un animal, ¿Está enseñando, verdaderamente, cómo es por dentro, su alma?

Respuesta: Abres tu alma porque el toreo, como decía el Maestro Juan Belmonte, es espiritual y uno nace con la necesidad de tener que sentir esas cosas y sintiendo eso es capaz de crear algo que haga feliz a la gente. El mayor reconocimiento que puede tener un torero es hacer disfrutar a tantas personas y hacerle olvidarse de sus problemas, o que pueda enfocar su vida con otra perspectiva.

Pregunta: Llegar a olvidarse del cuerpo toreando, que haya una conjunción perfecta con el toro, que surja esa magia del toreo es algo muy complicado y que sucede en contadas oportunidades, porque también el torero tiene que tener ese día el cuerpo, la mente y el alma dispuestas para crear.

Respuesta: Por eso se habla de arte, sino sería otra cosa pero no arte.

Pregunta: Imagino que el planteamiento de temporada será intentar triunfar y estar bien en Madrid para a partir de ahí que vayan saliendo más fechas.

Respuesta: Sí. Los toreros, que por nuestra situación o por nuestra circunstancia, no tenemos una temporada hecha desde el invierno, hay que luchar con eso para intentar salir de ahí. Pero eso también es el toreo y, mientras siga siendo así, forma parte de su grandeza.

Foto: Teseo Comunicación