Tarde triunfal y de buen toreo para conmemorar el Centenario de la Plaza de Toros de Pamplona

Plaza de toros Monumental de Pamplona. Tercer festejo de la Feria del Toro San Fermín. 1ª Corrida de toros. Lleno absoluto. Un astado para rejones de Carmen Lorenzo (1º) bueno y seis de Núñez del Cuvillo, nobles, con más calidad y clase el 5º y el 7º, con más emoción el 4º.

Pablo Hermoso de Mendoza: 2 orejas.

José Antonio «Morante de la Puebla» (Chaquetilla grana e hilo blanco y taleguilla blanco y plata): Saludos tras petición de oreja y 1 oreja.

Julián López «El Juli» (Azul marino y oro): 1 oreja y 1 oreja.

Andrés Roca Rey (Blanco y oro): 2 orejas y 1 oreja.

Extraordinario ambiente el que se ha respirado esta tarde en el coso monumental de Pamplona, que ya con la presencia de las peñas, ha lucido un aspecto envidiable, con un lleno completo en los tendidos. Corrida de mucho contenido, más allá de las orejas cortadas, que ha permitido a los aficionados paladear y degustar tres conceptos del toreo muy distintos entre sí pero muy necesarios cada uno de ellos para la Tauromaquia.

Ha abierto la función el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza frente a un toro con ritmo y buen son en su embestida de Carmen Lorenzo. Dos rejones de castigo ha colocado el jinete navarro a lomos de «Regaliz», disfrutando posteriormente del temple que poseía su antagonista, tanto con «Berlín», sobre el que ha hecho la «Hermosina» como con «Índico», ejecutando un toreo muy clásico. Tres banderillas cortas sobre «Justiciero», han puesto el colofón a una obra rematada de forma certera con el rejón de muerte. Dos orejas.

Falta de raza, de fijeza y de entrega ha adolecido el segundo de la tarde, de Núñez del Cuvillo. Entrega y disposición que sí ha puesto Morante de la Puebla, logrando pasajes de altura por el pitón derecho, embriangando todo el escenario de mucha torería y de sabor añejo. Estocada levemente desprendida. Saludos tras petición de oreja.

El quinto ha salido muy suelto de las telas al inicio. Pese a eso, Morante de la Puebla ha podido intrumentarle varias verónicas de muy bella factura. Torerísimo el inicio de faena del torero sevillano, con doblones por bajo, que han tenido su continuidad en una faena templada, con gusto, en la que Morante ha toreado, por momentos, al ralentí, ya que la clase del astado de Núñez del Cuvillo se prestaba a ello. Si el animal hubiera tenido más motor y transmisión, el lío hubiera sido más gordo aún. Asentado, encajado, reuniéndose con la embestida de su oponente, con un embroque de muletazo, magnífico. Estocada desprendida. Una oreja.

El primero del lote de El Juli sí que ha tenido ese punto de transmisión al tendido, pero también cierta aspereza y genio en su embestida, que la poderosa muleta que ha manejado el diestro madrileño ha terminado por domeñar. Faena de muchos matices técnicos de El Juli, en la que ha sabido darle al burel de Núñez del Cuvillo lo que le pedía en cada momento. Al poderle con la pañosa, se viene a menos el toro. Cierra su labor con mondeñinas. Estocada trasera y desprendida. Una oreja.

Tampoco ha sido sencillo de acoplarse al sexto, puesto que tenía el defecto de derrotar arriba y que además era muy cambiante en su embestida, unas veces lo hacía más templado y hasta el final y otras veces protestaba más. Inteligente y lidiador El Juli, que ha impedido cuando el toro ha mostrado intención de querer huir, que pudiera hacerlo. Estocada trasera. Una oreja.

El inicio de faena de Andrés Roca Rey al cuarto de la tarde ha sido sencillamente espectacular, en el centro de la plaza con varios pases cambiados por la espalda de rodillas. El público en pie. Toro exigente, al que ha tenido que imponerse Roca Rey, que se ha movido mucho pero que al principio lo hacía con poca clase, soltando la cara y con brusquedad. El diestro peruano lo ha sometido en series de mano baja, consiguiendo en muchas ocasiones que los muletazos fueran profundos y largos. En el tramo final del trasteo se mete entre los pitones, logrando poner la plaza en ebullición. Ha abrochado su labor con manoletinas. Gran estocada y descabello. Dos orejas.

El último toro de la corrida ha evidenciado de salida falta de fuerza pero después ha aprendido a moverse con la que tenía, se ha mantenido y ha sacado una gran clase en la faena de muleta de Roca Rey. Muy despacio ha podido torear al toro de Núñez del Cuvillo el torero limeño, llegando a echarse de rodillas al final de su obra para pasarlo en redondo muy despacio. Enorme nobleza la del toro y mucha categoría en su forma de acometer. Pinchazo y estocada corta en buen sitio. Una oreja.

En el apartado de las cuadrillas, destacar a los picadores Aurelio Cruz Ramírez y Aurelio Cruz Ríos, en el 2º y en el 5º, respectivamente, y a José Antonio Barroso, en el 3º. Lidiando, subrayar la buena labor llevada a cabo por Javier Ambel, en el 4º, y José Chacón, en el 6º. Con las banderillas han sobresalido, el ya citado, José Chacón, en el 3º; Antonio Chacón, en el 4º; y Javier Ambel, en el 7º.

Pablo Hermoso de Mendoza, Julián López «El Juli» y Andrés Roca Rey han abandonado la plaza de Pamplona a hombros del gentío.

Imagen: Canal Toros – Movistar Plus