Ovaciones para la terna ante una dura novillada de Prieto de la Cal en Calasparra

Los novilleros no tuvieron opciones de triunfo y se vivieron situaciones de mucho riesgo 

La novillada de Prieto de la Cal, una de las más esperadas de la feria de Calasparra, no dio ninguna opción de triunfo a la terna actuante. Lejos de ello, sus complicaciones pusieron en aprietos a Joao D’Alva, Víctor Cerrato y Miguel Andrade, que no pudieron dar ni una vuelta al ruedo. Todos ellos vivieron momentos de apuro y el peor parado fue Cerrato, que pasó inconsciente a la enfermería en el quinto

Ficha:

Se lidiaron novillos de Prieto de la Cal, bien presentados y complicados en conjunto.

Joao D’Alva, ovación, ovación y ovación en el que mató por Víctor Cerrato.

Víctor Cerrato, ovación y cogido en el quinto.

Miguel Andrade, ovación y ovación.

Más de media entrada.

Parte: El novillero Víctor Cerrato fue atendido en la enfermería de “una pérdida de conocimiento tras traumatismo craneoencefálico de 2 o 3 minutos. Al despertarse se encuentra consciente y orientado. También presenta golpe en región parietal derecha y traumatismo en rodilla derecha”. Trasladado al hospital para estudio radiológico completo.

Comentario:

Joao D’Alva tuvo un primer novillo que desarrolló de salida, impidiendo el lucimiento con el capote y posteriormente con la muleta. Solo pudo lucir con los palos en un buen tercio, pero en la faena no pudo dar ni un muletazo a un animal orientado. Fue ovacionado.

El segundo de su lote fue castigado en dos puyazos, bueno el segundo en el que el picador Helder Pires hizo bien la suerte citando de lejos. Joao D’Alva volvió a brillar con las banderillas destacando el tercer par al quiebro. El novillo parecía dejarse algo más pero al menor exceso de confianza echó mano al novillero de forma violenta. Tenía peligro sordo este cuarto de la tarde con el que el portugués solo pudo poner voluntad. Mató mal.

Víctor Cerrato estuvo bullidor con en capote, vibrante con las banderillas y lo intentó en la faena de muleta con otro novillo que no fue nada fácil. Comenzó con la izquierda, por donde se quedaba muy cortó el de Prieto de la Cal, y pudo correr la mano en algunos derechazos hasta que también se orientó por ese lado su oponente. Mató al tercer intento y fue ovacionado.

Cerrato se llevó la peor parte en esta dura novillada de Prieto de la Cal. Cuando llevaba al quinto al caballo el jabonero, que hizo cosas de tener algún problema en la visión, le echó mano y lo volteó de forma espeluznante. Cayó mal el novillero y quedó conmocionado, pasando a la enfermería. D’Alva se hizo cargo del novillo, limitándose a matarlo.

Miguel Andrade vivió un momento de angustia cuando el novillo lo cogió contra las tablas al clavar el último par de banderillas al quiebro de rodillas. Fue un milagro que saliera ileso. En la muleta el novillo no humilló y acabó buscando por los dos pitones. Andrade lo intentó sin resultado por los dos pitones. Fue ovacionado.

Andrade arriesgó mucho en el tercio de banderillas al sexto, siendo fuertemente ovacionado. En la muleta el novillo fue exactamente igual que los anteriores, desarrollando mucho peligro. A pesar de ello, Miguel Andrade lo intentó con entrega, teniendo que desistir ante otro novillo imposible. Ovación.

Foto: Sotomayor – Toromedia

Toromedia Comunicación – Chipé Producciones