Logroño volvió a ser testigo del triunfo de José María Manzanares

Dos orejas para José María Manzanares en Logroño.

El tercero de la tarde salió muy frío, impidiendo al diestro de Alicante lucirse con el capote. Tras los tercios de varas y banderillas, el de Juan Pedro Domecq acusó la falta de fuerza y Manzanares le dio tiempo y midió muy bien la faena para sacar lo mejor del animal. El peso de la faena se basó en la mano izquierda, con la que plasmó bellísimos naturales a cámara lenta. Mató de una gran estocada y paseó la primera oreja.

Otra oreja cortó José María Manzanares al cierraplaza. Una faena de gran emoción con la que la afición riojana vibró. A pesar de acusar la falta de fuerza, el sexto de la tarde tuvo movilidad. Manzanares le dio tiempo y tuvo muy claros los terrenos del animal para cuajar una bonita faena. Al ligar en redondo y terminar con muletazos tan largos y a cámara lenta, la plaza se venia abajo. Tras un pinchazo y una sensacional estocada, Manzanares cortó la segunda oreja de la tarde.

Foto: Sara de la Fuente

Prensa José María Manzanares