Esaú Fernández indulta a «Escipión», de Chamaco, en la Corrida Goyesca de Pedro Muñoz

Plaza de toros de Pedro Muñoz (Ciudad Real). II Corrida Goyesca. Media plaza. Ejemplares de la ganadería de Chamaco, muy bien presentados. El 4º, «Escipión», nº 18, de capa negra, ha sido indultado. En general, nobles, pero faltos de raza y de entrega. El mejor el 4º, indultado.

Esaú Fernández (Azul marino e hilo blanco): 2 orejas tras aviso y 2 orejas y rabo simbólicas tras aviso e indulto.

Luis Gerpe (Rosa e hilo negro): 2 orejas y 2 orejas y rabo.

Ángel Jiménez (Espuma de mar e hilo negro): 2 orejas tras aviso y 2 orejas.

Entretenido espectáculo y, por momentos, emocionante el que ha tenido lugar esta tarde en la plaza ciudadrealeña de Pedro Muñoz, que ha vibrado con el excelente toreo al natural de Esaú Fernández en  el 4º, con las ganas y la entrega de Luis Gerpe y con el gusto y la expresión de Ángel Jiménez ante un encierro de Chamaco noble pero falto de raza.

Esaú Fernández se ha encontrado en primer término un astado con movilidad y transmisión, que ha manseado de salida pero que después se ha quedado en la muleta del diestro de Camas, que se ha lucido de forma especial con la mano derecha, bajándole la mano a su antagonista. En el segundo tramo del trasteo, se mete Esaú en terrenos de cercanías. Cierra su labor con luquesinas. Estocada levemente desprendida y dos descabellos. Dos orejas tras aviso.

El cuarto ha sido, con diferencia, el cornúpeta de nota más alta del sexteto, por nobleza, bravura y clase, fundamentalmente por el pitón izquierdo. Los naturales han brotado largos y templados, aprovechando Esaú la bondad y el recorrido del animal, respondiendo éste con entrega a la exigencia de su matador, que hoy no ha sido tal. El público ha comenzado a solicitar el indulto para el toro de Chamaco, accediendo finalmente la presidencia. Dos orejas y rabo simbólicas tras aviso e indulto.

El segundo de la suelta ha tenido mucho que torear, ya que tenía tendencia a arrollar, sobre todo por el lado izquierdo. Muy por encima ha estado con él, Luis Gerpe. tratando de estar siempre bien colocado, cruzado con su oponente, para extraerle los muletazos y que éste no lo viera. Estocada contraria. Dos orejas.

El quinto ha apretado mucho hacia los adentros, algo que ha repetido prácticamente toda la corrida, además de mostrarse reservón e incierto en los primeros tercios. Muy firme y buscándole las vueltas Luis Gerpe, que ha acertado al dejarle la muleta en la cara para conseguir la ligazón de los muletazos. Gran estocada. Dos orejas y rabo.

El lote con más complicaciones lo ha sorteado Ángel Jiménez. El tercero ha tenido escasa raza y fijeza, desentendiéndose a la salida de cada muletazo. El joven torero de Écija ha tenido que ponerle la fibra y la entrega que el burel de Chamaco no tenía, atisbándose, entre tanto, el magnífico concepto del toreo que atesora. Estocada desprendida. Dos orejas tras aviso.

Gran manejo del capote ha evidenciado Ángel Jiménez en el saludo al sexto, un toro que tras el paso por el caballo de picar ha bajado el nivel de su celo y entrega en los chismes. Frente a él, Ángel Jiménez ha cuajado una labor firme, llena de torería, firmando pasajes muy notables con ambas manos. De lo mejor de la faena, los ayudados que han servido para cerrar al astado. Espadazo algo trasero. Dos orejas.

La terna de matadores y el mayoral de la ganadería han salido a hombros por la puerta grande al término de la corrida.