Duelos novilleriles y festejos de cuatro reses en la Liga Nacional de Novilladas

Los distintos circuitos de novilladas que organiza la Fundación Toro de Lidia y que cuenta con el apoyo de distintas administraciones públicas, reestructuran su competición con el objetivo de conseguir una mayor viabilidad económica y a la vez poder aumentar el número de festejos.

A continuación, desde la Fundación Toro de Lidia, se desarrollan las razones por las cuales se ha tomado esta decisión.

La Fundación Toro de Lidia (FTL) comunica que la mayoría de las novilladas con picadores que va a promover este año en los diferentes circuitos que conforman la Liga Nacional de Novilladas serán duelos de dos novilleros y cuatro novillos.

Es el formato que nos obliga la realidad fundamentalmente porque los ingresos y los gastos relacionados con la organización de una novillada con picadores en una plaza de tercera o de cuarta categoría hacen que, en prácticamente todos los casos, la diferencia entre los ingresos generados en la taquilla y los costes de organización del festejo impliquen un déficit de más de 30.000 euros.

El propósito de la Fundación con la organización de estos festejos es múltiple. Por un lado, suplir la ausencia de festejos en el ámbito de las novilladas con picadores para permitir que los novilleros con proyección puedan tener oportunidades. También, de este modo, hacer que los aficionados y el público en general conozca a quienes están llamados a ser las figuras taurinas en un futuro inmediato. Y hacerlo, en la medida de lo posible, dando a conocer al gran público los festejos y los novilleros a través de una amplia difusión. Junto a ello, se mantiene la celebración de novilladas en múltiples pueblos, permitiendo de este modo que no se pierda la afición ni se dejen de dar eventos taurinos en nuestros pueblos.

Para lograrlo, desde la FTL hemos puesto en marcha nuevos formatos como la Liga Nacional de Novilladas o la Copa Chenel, volcados en la competición y la comunicación, que puedan abrir nuevas oportunidades de generación de ingresos extraordinarios y también ordinarios por taquilla.

Así, si en 2021 tuvimos un único patrocinador en todos los circuitos organizados, este año confiamos contar con más de cinco, un camino prometedor de generación de ingresos extraordinarios que con el tiempo puede suponer una composición más sana en la partida de ingresos de festejos. Pero queda mucho camino que recorrer y mucho trabajo por hacer.

Sin embargo, la partida de ingresos ordinarios, la de la taquilla, ha sido más baja de lo previsto en los festejos promovidos por la FTL, en línea con una tendencia general. Este año, para tratar de remontar la asistencia a las plazas vamos a seguir insistiendo en los productos que hemos comenzado, que se basan en la competición, una relevante comunicación, novilleros y matadores interesantes, una buena y variada selección ganadera, así como precios extremadamente asequibles, mientras ponemos en marcha nuevas medidas comerciales con la finalidad de atraer más público, esencial para equilibrar las cuentas o al menos atenuar las pérdidas que originan estos festejos.

Mientras logramos el incremento de ingresos por todas las vías, y como medida excepcional, haremos los festejos de cuatro novillos y dos novilleros, lo que supone una reducción efectiva y directa del coste de producción.

Porque queremos priorizar el aumento del número de festejos con el mismo presupuesto. Aumentar los festejos es uno de los objetivos que como sector deberíamos perseguir. Debemos tratar de que todos los territorios tengan una oferta suficiente de festejos taurinos, que ninguna zona se quede sin ellos.

Una consecuencia de organizar festejos de dos novilleros es que el número de novilleros admitidos en cada circuito será de ocho en lugar de nueve. En conjunto el año pasado los diferentes circuitos promovidos por la FTL dieron la oportunidad a treinta y tres novilleros. Este año quizás sean algunos menos al final, pero en todo caso es un esfuerzo importante para dar oportunidades a novilleros que tengan posibilidades de triunfar.

Los festejos de cuatro novillos se completarán, donde sea posible, con la suelta de reses una vez los novilleros hayan abandonado el ruedo, para fomentar el elemento popular del festejo taurino, como ha sido y todavía es tradicional en muchos lugares.

Los festejos promovidos por la FTL son fuera de feria y están organizados por empresarios taurinos, por lo que la labor organizativa no compite con la labor y trabajo ordinario del empresario taurino.

Los recursos que hacen posibles estos festejos: la importancia de los amigos de la FTL

Desde la FTL queremos hacer un llamamiento a toda la familia taurina.
Los festejos que promovemos son posibles gracias al apoyo de administraciones como la Junta de Andalucía, la Junta de Castilla y León y la Comunidad de Madrid, que han entendido que la tauromaquia es una industria cultural más y que como tal deben apoyarla, especialmente en aquellos segmentos como son las novilladas o las plazas de tercera, en los que el mercado no garantiza la viabilidad de los festejos. Esta labor de las administraciones está en línea con la que desarrollan para el resto de las actividades culturales, la mayoría de las cuales serían completamente inviables sin ayudas públicas.

Hay, sin embargo, territorios en los que las administraciones no quieren intervenir o tienen incluso una vocación contraria a la tauromaquia. Estas zonas no pueden dejarse desamparadas. Los datos demuestran que cuando hay territorios en los que se dejan de dar festejos, la afición disminuye drásticamente en pocos años. Para poder promover festejos en esos territorios en los que las administraciones públicas no apoyan a la tauromaquia necesitamos tener la capacidad económica para hacerlo. Y eso pasa por la colaboración de todos los que consideramos que el mundo es mejor con tauromaquia, que los toros son una parte fundamental de nuestra cultura que queremos y debemos preservar.

Hacemos por tanto un llamamiento para colaborar con la promoción de festejos haciéndose Amigo de la FTL y colaborando, para lo cual no hay más que entrar en nuestra web y hacerse socio en menos de tres minutos.

Vivimos momentos críticos pero esperanzados. No vamos a pedir perdón ni permiso a nadie por amar la tauromaquia. Después de algunos años negros en que nos han querido exterminar nos hemos puesto en pie y estamos en el camino de la recuperación. Cuantos más seamos más rápido podremos ir y más lejos podremos llegar.

Lo que cuesta organizar una novillada con picadores

Organizar una novillada con picadores implica unos gastos de más de 40.000 euros más IVA, de los cuales aproximadamente el 40% corresponde a honorarios de novilleros y cuadrillas, el 30% al ganado y el 30% restante son otros gastos que comporta organizar un festejo (publicidad, taquillas, personal de plaza, cuadra de caballos, mulillas, banda de música, asistencia sanitaria, veterinarios, visados, etc.).

En lo relativo al bloque más importante de gastos, el de los honorarios, desde la FTL consideramos que es fundamental mantener una retribución adecuada de los profesionales taurinos, que deben poder garantizarse unos ingresos mínimos por su labor profesional. En caso contrario, correríamos el riesgo de que la actividad taurina dejara de ser la profesión principal para muchos y pasara a ser un complemento, con la pérdida de calidad y de rigor que ello supondría. No obstante, creemos que el sector, en el marco de la negociación colectiva, debe encontrar fórmulas que permitan viabilizar los festejos en las plazas de tercera categoría y garantizar la profesionalidad de los intervinientes en todos los festejos. En este análisis, es imprescindible abordar con rigor la cuestión de los derechos de imagen, que es una parte de los ingresos que puede permitir el equilibrio económico de algunas de estas novilladas.

En relación con el ganado, desde la FTL somos conscientes de la importancia de preservar la riqueza del patrimonio genético del toro de lidia y garantizar su variedad. Y para ello es imprescindible que las explotaciones ganaderas de lidia sean viables económicamente. En el escenario actual, con tremendas alzas de los costes de producción (electricidad, piensos, etc.), creemos que no puede imponerse un sacrificio mayor a los ganaderos desde quienes organizan (organizamos) festejos taurinos. Pretender que los ganaderos vendan a pérdidas en una estrategia suicida que lo único que podría provocar es una rápida desaparición de los más débiles de la cabaña brava, con todo lo que ello conlleva de reducción de opciones ganaderas y de empobrecimiento del patrimonio genético.

El restante 30% está compuesto por muchas y diversas partidas. Desde la FTL creemos que se puede trabajar desde el sector en la rebaja o desaparición de alguna de ellas, en especial aquellas que implican abonar costes que deberían estar cubiertos por las propias cotizaciones a la Seguridad Social, los impuestos y las tasas que se abonan con ocasión de la organización de cada festejo. Pero somos conscientes que estos costes, en su conjunto, apenas afectan al montante global, porque aunque se reduzcan o eliminen algunos de ellos, la mayor parte de estos costes seguirían existiendo, como existen en la organización de cualquier otro evento cultural. En particular, los «costes administrativos», a los que tantas veces se alude como un lastre cuya eliminación garantizaría la viabilidad de los festejos taurino, realmente son un coste residual, prácticamente inexistente, y su impacto en las cuentas globales de un festejo es mínimo.

Por tanto, desde la FTL somos conscientes de que, si bien es una obligación de todos tratar de ajustar todos los gastos que implica la organización de un festejo con mecanismos que permitan su viabilidad financiera, el margen no es demasiado alto, tal y como está concebido el espectáculo hoy en día. Y, por tanto, el déficit que implica organizar estos festejos es inasumible.

En este sentido, consideramos que hay que poner especial atención a los ingresos que generan estos festejos, que han decaído en los últimos años y que hacen que la balanza entre ingresos y gastos sea tan desfavorable. Es aquí donde debemos poner el foco, si bien no existen soluciones fáciles ni mágicas.

Los ingresos por taquilla se han ido deteriorando, especialmente en festejos como las novilladas con picadores en plazas de tercera, al tiempo que han ido también en declive los ingresos extraordinarios como los patrocinios o los derechos audiovisuales.

Por eso, en la FTL estamos convencidos de la necesidad de crear nuevas fórmulas que vuelvan a atraer al público a los festejos en las plazas de tercera y cuarta categoría. Para ello, hay que dar a conocer a los novilleros, generar competencia entre ellos, hacer que lidien distintas ganaderías a las que también hay dar a conocer, potenciar que tengan cuadrillas de profesionales cualificados,… De este modo será posible atraer más público a las plazas y, con nuevas fórmulas de organización de los festejos, empezar a atraer nuevamente a patrocinadores y generar otros ingresos extraordinarios.

Prensa FTL