Víctor Hernández, triunfo y cornada en Villaseca de la Sagra

Plaza de toros de Villaseca de la Sagra (Toledo). Segunda novillada del Certamen “Alfarero de Oro”. Tres cuartos de entrada. Astados de Conde de Mayalde, de gran seriedad, manejables en su conjunto pero exigentes y, en algunos casos, sacando complicaciones en el tercio final.

Víctor Hernández (Malva y oro): Saludos tras aviso y 2 orejas.

Jorge Martínez (Grosella y oro): Vuelta al ruedo tras petición y Ovación.

Christian Parejo (Blanco y plata con remates negros): Silencio y Silencio.

1º”Guardamonte”, nº 51, negro listón. Larga cambiada en el recibo de Víctor Hernández. El novillo de Conde de Mayalde no se emplea de verdad en el peto, saliendo suelto del envite y de los capotazos posteriores. Mansea claramente en el segundo tercio, meritorios los pares colocados por Jesús Aguado y Luis Cebadera, aprovechando las marcadas querencias del animal. Templado y muy asentado Víctor Hernández en la faena de muleta, dejándole la tela en la cara para conseguir la ligazón de los muletazos. El novillo de Conde de Mayalde ha ido a menos durante el trasteo, terminando algo desentendido. Buen concepto del toreo y mente despejada del espada de Los Santos de la Humosa, que ha concluido su labor con unas ajustadas manoletinas. Pinchazo y estocada contraria y tendida y varios golpes de verduguillo. Saludos tras aviso.

2º “Hospedero”, nº 17, negro. Magnífico saludo capotero de Jorge Martínez, que ha toreado por verónicas muy despacio y encajado, enganchando muy bien la embestida del novillo. Quite por gaoneras de Jorge Martínez. El novillero murciano brinda su faena de Víctor Hernández, hilvanando un quehacer templado ante un burel noble, con calidad, que ha hecho las cosas por abajo. Muy despacio ha toreado Jorge Martínez, con pureza, con verdad. Actuación de peso e importante del novillero forjado en la Escuela Taurina de Almería. Más de media estocada perpendicular y caída. Vuelta al ruedo tras petición.

3º “Extranjero”, nº 20, castaño. El novillo se emplea con entrega en el peto, destacando en este punto el puyazo suministrado por Tito Sandoval. Sobresaliente lidia de Andrés Revuelta. Quite por caleserinas de Víctor Hernández, que en el remate con una larga cambiada de rodillas ha resultado prendido por el novillo. Una vez rematado el quite, se ha marchado a la enfermería. Bravo el burel de la divisa toledana, con fijeza, humillando, si bien algunas veces ha salido con la cara alta y desentendido al final del viaje. Por el pitón izquierdo tiene más teclas, embistiendo más descompuesto y metiéndose más por dentro. Firme y asentado Christian Parejo, terminando el novillo rajado. Pinchazo hondo y descabello. Silencio.

Se corre turno ante el percance de Víctor Hernández. Sale el 5º. “Chorlito II”, nº 50, castaño. Buena vara la de Antonio Galván “El Bala”. Lidiando destaca Juan Rojas. Novillo noble, con fijeza y embistiendo con entrega de Conde de Mayalde, al que le ha costado salirse de la muleta, resultando algo pegajoso pero siempre con codicia. Gran faena de Jorge Martínez, con las plantas asentadas, muy de verdad siempre, toreando al ralentí por ambos pitones, con profundidad, con algunos cambios de mano y ayudados, de cartel. Lástima el feo espadazo recetado en el primer intento, seguido de una buena estocada. La rectitud con la que ha hecho la suerte, le ha llevado a salir del envite con la taleguilla rota por dos sitios. Ovación.

5º “Joyero”, nº 22, negro (6º en orden de lidia). Alberto Sandoval le receta dos buenas varas, empleándose más en la 1º que en la 2º. Andrés Revuelta y Vicente Herrera se lucen con las banderillas. El burel de Conde de Mayalde ha ido sacando complicaciones durante la faena de muleta de Christian Parejo, que ha estado muy firme y entregado, con pureza y asentado frente a un cornúpeta que embestía por dentro muchas veces y que venía dormido, con un peligro sordo. El deficiente manejo del acero le ha impedido al espada gaditano tocar pelo. Silencio.

6º “Chorlito I”, nº 45, castaño (4º en orden de lidia). Saluda en banderillas Marcos Prieto. Novillo noble pero con sus cosas y a veces algo descompuesto en su embestida. Faena rotunda de Víctor Hernández que ha salido de la enfermería tras ser intervenido de una cornada y en contra de la opinión del médico. Con reunión, temple y ajuste ha toreado el novillero, con gusto y sentimiento, incluso descolgándose de hombros. Gran dimensión de Víctor Hernández en este novillo. De infarto han sido las bernadinas con las que ha terminado su quehacer. Espadazo arriba. Dos orejas.

Víctor Hernández ha salido por la puerta grande aunque inmediatamente ha regresado a la plaza para pasar de nuevo por la enfermería y ser revisado por los doctores.

Según las palabras del Dr. Carlos López, jefe del equipo médico de la plaza, en los micrófonos de CMMedia, el torero, Víctor Hernández, presenta una cornada en la parte superior del muslo izquierdo, de unos 12 centímetros de extensión, que rompe aponeurosis y músculo.

Fotos: José Luis Cárdenas