Víctor Acebo, triunfador del II Certamen Villa de Blanca

Cortó tres orejas frente a las dos que logró Marcos Linares 

El novillero Víctor Acebo ha sido proclamado triunfador del II Certamen Villa de Blanca por el jurado encargado de valorar la actuación de los novilleros. El murciano fue el triunfador de la tarde al cortar un total de tres orejas. También estuvo a gran nivel Marcos Linares, que cortó dos orejas.

Ficha:

Se lidiaron dos novillos de Juan A. Ruiz Espartaco y dos -tercero y cuarto- de Buenavista, el cuarto sobrero, bien presentados. El cuarto fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre.

Marcos Linares, vuelta al ruedo y dos orejas.

Víctor Acebo, oreja y dos orejas.

Lleno de no hay billetes.

Comentario:

La final del II Certamen Villa de Blanca comenzó con una fuerte ovación que obligó a saludar desde el tercio a Marcos Linares y Víctor Acebo.

Marcos Linares estuvo bullidor con el capote en el primero de la tarde, dando buenos lances y mostrándose variado. El novillo no resultó fácil, quedándose corto y desarrollando hasta el punto que echó mano al novillero de fea manera. A partir de ese momento no tuvo ni un muletazo más. Mató de estocada y dio una vuelta al ruedo.

En el segundo de su lote, Linares se las vio con un novillo con mucho volumen de Buenavista al que castigaron fuerte en el caballo. Le costó desplazarse en la brega y también en la muleta pero se dejó lo suficiente para que Marcos Linares le hiciera una faena de entrega y de mucho mérito en la que también hubo muletazos de calidad. Conectó muy bien con el público y mato de pinchazo y estocada casi entera, cortando las dos orejas.

Víctor Acebo tampoco lo tuvo fácil con el segundo de la tarde, al que robó algún muletazo suelto por el lado derecho, sin poder estar a gusto porque el animal no se entregaba ni empleaba. Mató de estocada y descabello y cortó una oreja.

Un problema con una puerta en chiqueros hizo que en sexto lugar se tuviera que lidiar el sobrero de Buenavista. El destino quiso que este novillo fuera el mejor de la tarde y permitiera a Víctor Acebo realizar una completa faena en la que destacó al natural y en la que también hubo variedad y conexión con el público. Mató de estocada y cortó dos orejas. El novillo fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre.

Toromedia Comunicación – Chipé Producciones