Santisteban del Puerto cierra en triunfo la Feria de Pascuamayo

Plaza de toros de Santisteban del Puerto (Jaén). Cuarto y último festejo de la Feria de Pascuamayo. Segunda corrida de toros. Dos tercios de entrada. Astados de la divisa de Sancho Dávila, nobles y de buena condición. El mejor el 5º, «Brulado», nº 20, que ha tenido petición de indulto y que ha sido premiado finalmente con la vuelta al ruedo.

Juan Luis Pizarro, que se despedía de sus paisanos (Grana y oro): 1 oreja y 2 orejas.

Paco Ureña (Malva y oro): Saludos y 2 orejas tras aviso.

Andrés Roca Rey (Blanco y oro): Silencio y 2 orejas.

Esta tarde ha concluido la edición 2022 de la Feria de Pascuamayo de la localidad jienense de Santisteban del Puerto, y lo ha hecho a lo grande, con los tres toreros por la puerta grande, gracias a un encierro noble y colaborador de Sancho Dávila.

Para nada se le ha notado a Juan Luis Pizarro la falta de actividad en los ruedos durante los últimos años. Al contrario, se ha mostrado toda la tarde muy tranquilo, cuajando a su primero una labor con la virtud principal del temple, ante un animal noble pero con la fuerza justa. Por ello, Juan Luis Pizarro lo ha conducido con gran suavidad a media altura, logrando varias series de muletazos estimables. Estocada desprendida. Una oreja.

Al cuarto había que empujarlo mucho hacia delante para que terminara el viaje. Juan Luis Pizarro ha vuelto a ofrecer una buena imagen, destacando las tandas con la mano derecha, de más ligazón y conjunción entre toro y torero. Estocada en buen sitio. Dos orejas.

Ya de salida se ha lucido por verónicas Paco Ureña ante el segundo de la suelta. Galleando por chicuelinas lo ha llevado hasta el caballo de picar, mismo palo por el que ha quitado el torero murciano tras la suerte de varas. Paco Ureña ha comenzado su faena con unos templados estatuarios, tratando de ponerle lo que le faltaba a su oponente. Más a gusto se ha encontrado el de Lorca con la mano derecha, parándose muy pronto el astado de Sancho Dávila. Termina el trasteo Paco Ureña con unas manoletinas. Se hacen necesarias dos entradas con la espada. Saludos.

En quinto lugar, se ha lidiado el mejor toro de la tarde, por su nobleza, fijeza y clase. Paco Ureña lo ha aprovechado para cuajar una gran faena, que comenzó con muletazos por bajo flexionando la pierna de salida. Primero con la derecha, por dónde el burel de Sancho Dávila se desplazaba más, y después también al natural, el matador de Lorca ha paladeado la enclasada embestida del toro, haciendo las cosas con la pureza y la entrega ya características en Paco Ureña. Al final del trasteo, ha llegado también una serie al natural con la mano derecha, con el torero roto y abandonado. En ese punto, parte del público ha pedido el indulto del burel pero desde el palco presidencial se ha instado al diestro murciano a pasaportarlo. Pinchazo y estocada arriba. Dos orejas tras aviso y vuelta al ruedo al toro.

Nada ha podido hacer Roca Rey frente al tercero, dada la escasa raza y fuerza del animal, que se ha parado prácticamente al inicio de faena del diestro peruano. Marra con los aceros. Silencio.

Roca Rey se ha desquitado en el sexto, al que ha recibido con un buen ramillete de verónicas. El espectacular comienzo de faena de Roca Rey, con varios pases cambiados por la espalda en el centro de la plaza, ha captado la atención rápidamente de los tendidos, que han terminado por entregarse sin reservas al buen hacer de Roca Rey, que ha estado ante todo muy templado, esperando el momento justo a que el animal metiera la cara en el engaño para tirar de él, largo y con suavidad. En el tramo final de la faena, se pega un arrimón, instrumentando circulares invertidos y luquesinas. Pinchazo y estocada. Dos orejas.

En varas, ha destacado Pedro Iturralde, en el 2º, así como lidiando Antonio Chacón, en el 6º.

Juan Luis Pizarro, Paco Ureña y Andrés Roca Rey han salido a hombros por la puerta grande como cierre al ciclo taurino 2022 de Santisteban del Puerto.