Roca Rey firma una gran faena en Madrid

Plaza de toros de Las Ventas de Madrid. 12ª Feria de San Isidro. 10ª Corrida de toros. Lleno de «no hay localidades». Astados de la ganadería de Victoriano del Río, de gran seriedad y cuajo pero con poco juego. Los mejores han sido el 1º y el 6º, si bien éste último con una marcada querencia a tablas.

José María Manzanares (Azul pavo y oro): Silencio tras aviso y Silencio.

Fernando Adrián, que confirmaba alternativa (Sangre de toro y oro): Saludos tras aviso y Silencio.

Andrés Roca Rey (Azul pavo y oro): Silencio y Saludos tras dos avisos.

Incidencias: Se ha guardado un minuto de silencio al término del paseíllo en memoria del Maestro Miguel Báez «Litri», fallecido en el día de ayer.

Corrida de gran expectación, la 12ª del ciclo isidril, que, en parte, ha sido decepcionante, tan sólo salvada en el 6º in extremis por la gran faena que le ha cuajado a ese toro Roca Rey. El primero también hizo las cosas por abajo y con clase, el resto con poca casta y transmisión. El viento también ha molestado bastante durante gran parte de la corrida.

El momento álgido de la tarde se ha vivido precisamente al final de la misma, en el sexto toro. Un animal al que ha saludado Roca Rey muy enfibrado con el capote, ganándole terreno hacia las afueras. En el tercio de banderillas, el toro apuntó querencia hacia las tablas, algo que terminó confirmando más tarde. Roca Rey apostó fuerte desde el mismo inicio de faena, de rodillas, con un pase cambiado, prosiguiendo después con muletazos en redondo de la misma guisa. Cambió de terrenos al toro el torero peruano, que le ha dejado la muleta en la cara al burel para provocar que la persiguiera. Mando y sometimiento en la franela que manejaba Roca Rey, pero a la vez temple, pasándose los pitones del ejemplar de Victoriano del Río muy cerca, firmando muletazos por ambas manos al ralentí. Nobleza y clase del cornúpeta, que ha sacado un gran fondo. El desacierto de Roca Rey con la espada y el descabello ha dejado sin premio una labor notable. Saludos tras dos avisos.

El tercero ha manseado claramente en el caballo de picar, de hecho ha entrado en el que hacía la puerta. Faena más sorda de Roca Rey pero no por ello menos importante, al revés, trasteo de peso ante un animal exigente, que embestía muy por dentro, respondiendo el diestro de Perú con firmeza y poder. Lo peor de su actuación la deficiente colocación de la espada. Estocada baja. Silencio.

El confirmante Fernando Adrián ha sorteado en primer lugar un burel que ha salido suelto de los capotes y que no se empleado tampoco en el peto. En cambio, el astado de Victoriano del Río ha comenzado a cambiar en el tercio de banderillas. Fernando Adrián ha iniciado su trasteo muleteril en el centro del ruedo con dos pases cambiados por la espalda de rodillas, apostando con decisión. Los mejores momentos de la faena del matador madrileño han llegado con la mano izquierda, logrando algunos naturales de buen trazo y templados, en cambio por el lado derecho no salieron tan limpios los muletazos, quizá por estar el torero demasiado encima de su antagonista. No obstante, Fernando Adrián ha mostrado una tremenda disposición, queriendo hacer las cosas con pureza y con verdad. Termina con manoletinas. Estocada caída. Saludos tras aviso.

El quinto no le ha dado opciones de nada a Fernando Adrián. Ha sido éste un toro que ya se ha frenado en el capote y ha salido del mismo muy desentendido. Muy fea la pelea de la res en el caballo, con la cara por las nubes y protestando. El toro ha dado arreones de manso en banderillas, presentándose así ante la muleta de Fernando Adrián, que ha porfiado con el toro, pero no había posibilidad de conseguir nada frente a un cornúpeta tan deslucido. Gran estocada. Silencio.

El segundo ha sido un toro al que ha recibido José María Manzanares de forma muy templada con el capote, pero que después ha ido tornando a peor durante la lidia. Se repucha en varas, echando la cara arriba a los banderilleros. Muy molestado por el viento José María Manzanares, que lo intenta por uno y otro pitón, logrando los pasajes más lucidos del trasteo con la mano derecha. Dos pinchazos y estocada. Silencio tras aviso.

Tampoco con el cuarto ha podido dar su mejor versión José María Manzanares, un astado muy suelto, falto de entrega y de fijeza en los engaños. Fernando Adrián ha sufrido una voltereta, sin consecuencias, al intentar instrumentar un quite por saltilleras. Breve la labor muleteril de Manzanares ante un toro que decía muy poco por no decir nada a los tendidos. Buena estocada. Silencio.

En lo referente a las cuadrillas, mencionar a los piqueros Alberto Sandoval, en el 1º y Sergio Molina, en el 3º y en el 6º. Manuel Rodríguez «Mambrú», en el 2º y Antonio Chacón, en el 6º, han sobresalido en la lidia, y con las banderillas han cuajado una gran actuación Antonio Molina, frente al 1º; Daniel Duarte, en el 2º y Antonio Chacón, en el 3º.

Fotos: Alfredo Arévalo – Plaza 1