Rafaelillo y Antonio Ferrera triunfan, a pesar del vendaval, en Tomelloso

Plaza de toros de Tomelloso (Ciudad Real). Corrida de Toros conmemorativa del 50º Aniversario de la inauguración de la plaza. Dos tercios de entrada. Toros de Victorino Martín, de buena condición, bravos, humillando y con clase pero muy condicionados en su lidia por el fuerte viento que ha comenzado a soplar a partir del segundo de la tarde. El 4º ha sido premiado con la vuelta al ruedo.

Rafael Rubio “Rafaelillo” (Azul pavo y oro): Silencio tras aviso y 2 orejas.

Antonio Ferrera (Grana y oro): Silencio tras aviso y 2 orejas.

Curro Díaz (Azul pavo y oro): Ovación tras petición y 1 oreja.

1º “Mocetón”, nº 40, cárdeno. El toro de Victorino embiste con ritmo a las telas. En banderillas ha apretado para los adentros. Buena lidia de Lipi. Buen fondo del animal en la muleta de Rafaelillo, que lo ha pasado con temple y limpieza por ambos pitones, más costoso y pesando más el toro por el pitón izquierdo, por dónde ha estado a punto de echarle mano al torero murciano. Al marrar con los aceros, su actuación se ha quedado sin premio. Silencio tras aviso.

2º “Pesador”, nº 20, negro entrepelado. En la lidia ha destacado Javier Valdeoro y con los palitroques José Chacón y Alberto Carrero. Muy molestado Antonio Ferrera por el viento durante toda la faena, que ha puesto fibra y garra ante un astado noble pero gazapón, midiendo y probando al torero. Como ya queda apuntado la elección de terrenos debido al fuerte viento y la dificultad de dominar el engaño han influido en el devenir del trasteo. Las últimas series con la mano derecha, ganándole un paso y dejándole la muleta puesta adelante, de lo mejor de la faena del diestro extremeño. Falla con los aceros. Silencio tras aviso.

3º “Escarlato”, nº 45, cárdeno. Cuando Curro Díaz ha podido dominar el vendaval que, por momentos, había en la plaza de Tomelloso ha corrido la mano con temple y profundidad al natural, bajándole la mano y el toro respondiendo con ritmo y clase. Sin viento el toro, seguramente, hubiera sido otro, y la faena también. Con todo, el trasteo ha alcanzado cotas importantes pero con intermitencias debido a los motivos ya señalados. Media tendida y descabello. Ovación tras petición.

4º “Milonglero”, nº 35, cárdeno. Se queda muy corto el toro en el capote de Rafaelillo en el saludo. Buena lidia de José Mora. Ejemplar exigente, pero agradecido cuando se le han hecho las cosas bien. Echándole la muleta adelante y conduciéndolo muy cosido al engaño, ha hilvanado un trasteo poderoso y sometedor Rafaelillo lo que pedía el burel bravo al que se ha enfrentado. Estocada corta caída. Dos orejas. Vuelta al ruedo al toro.

5º “Hermenético”, nº 56, cárdeno. El ejemplar de Victorino Martín ha sido también exigente, reponiendo en los muletazos y sin terminar de salirse de la pañosa que ha manejado Antonio Ferrera, haciendo frente al molesto viento y a las complicaciones desarrolladas por su antagonista. Entrega total del torero que, con paciencia y conocimiento de lo que es esta ganadería, ha sabido darle sus tiempos al animal, buscándole las vueltas. Espadazo desprendido. Dos orejas.

6º Buenos capotazos en la lidia de Juan Carlos García, tratando de llevar mucho al toro, romperlo hacia delante. Astado más apagado y con menos motor que otros de los jugados esta tarde en Tomelloso, obediente y noble pero transmitiendo menos. Faena templada y con gusto de Curro Díaz, con algunos naturales a cámara lenta, esperando a que el cornúpeta metiera la cara en la franela. Dos pinchazos y estocada. Una oreja.

Rafaelillo y Antonio Ferrera han salido a hombros por la puerta grande.

Foto: J.C.S.