Merecidas orejas para El Zapata y Sergio Flores en Tlaxcala

El otro alternante, «Morante de la Puebla», tuvo una esforzada actuación, pero se estrelló con el peor lote. Buenos toros de De Haro y La Joya. El de García Méndez se dejó torear.

Con casi lleno en el 70 % del aforo permitido en el coso «Jorge ‘Ranchero’ Aguilar» en tarde nublada, fresca, lluvia al final y un gran ambiente, se dio esta corrida en la que Uriel Moreno «El Zapata» y Sergio Flores lograron cortar una oreja cada uno y el andaluz José Antonio «Morante de la Puebla» ha tenido una esforzada actuación. 

Se lidiaron seis toros de varias ganaderías de la región, de García Méndez, que se dejó torear; de Reyes Huerta, manso y complicado; de Rancho Seco, protestado por falta de trapío y complicado; de De Haro, bueno y aplaudido en el arrastre; de Montecristo, protestado por falta de presencia y de poco juego y, de La Joya, de buen juego.

En el toro que abrió plaza, llamado «Rito» de la ganadería de García Méndez, el local Uriel Moreno «El Zapata» abrió con un vistoso lance, después veroniqueó con empeño y bregó con soltura, viéndose mejor en quite hecho a base de la bugambilia y chicuelinas muy personales. Cubrió el segundo tercio con voluntad, sobresaliendo el tercer par. Con la muleta inició en los medios con un péndulo para ligar dos series derechistas bajando mucho la mano a su estilo. También lo hizo por naturales. La faena tuvo detalles como sus remates, algunos trincherazos y los cambios de mano con inspiración, todo disfrutándolo de verdad. Falló con la espada y fue aplaudido.

A su segundo, «Aromático» de la vacada De Haro, «El Zapata» lo recibió con el lance de su creación llamado «La Tacita«, en honor a la plaza donde actuó esta tarde pues se le conoce como «La Tacita de Plata», para ligar luego verónicas con solera. Se encargó del tercio de palos de manera espectacular por medio de su par Monumental, otro muy ceñido y un violín. Con la franela, a un toro bravo y con calidad, inició en las tablas con detalles muy toreros y cambiándole hasta los medios y entonces cuajar una faena de mano baja y a su estilo por ambos perfiles, sobresaliendo el derecho. Se le vio con solvencia y haciendo el toreo con gusto. Mató bien, se le concedió una oreja y al astado se le aplaudió en el arrastre.

El andaluz José Antonio «Morante de la Puebla» en su primero, «Inspirado» de la dehesa de Reyes Huerta, manso y complicado, lanceó con esmero y su quehacer de muleta, a pesar de la guasa del toro, se puso ahí el torero y le pudo con valor para cuajarle pases donde no los había. Materialmente «sacó agua de una piedra». Le aguantó las peligrosas embestidas. Logró meritorios muletazos aislados y que calaron fuerte en el público. No pudo redondear la faena, pero ahí quedó su intención y fue aplaudido.

En su segundo, «Recuerdo» de la finca de Montecristo, protestado por falta de presencia y de escaso juego, «Morante de la Puebla» lo lanceó con el capote con tiento, en tanto que con la muleta hizo el esfuerzo para cuajar algunos muletazos de calidad, pero fue poco. Abrevió, mató de certera estocada y tuvo silencio.

El también anfitrión Sergio Flores, en su primero, «Centenario» de la divisa de Rancho Seco, que fue protestado por falta de trapío, comenzó por chicuelinas para rematar con arte del bueno. Con la sarga, poco a poco de manera inteligente, con poder y aguante fue metiendo al «socio» en el engaño a pesar de las complicaciones que le presentó, echándole oficio de verdad. Dejó un estoconazo y por ello se le otorgó una oreja.

Y en el que cerró el festejo, «Don Luis» del hato de La Joya, bravo y con calidad, ya bajo la lluvia, Flores lanceó bien a la verónica. Con la sarga aprovechó las buenas condiciones del astado, mismo que al final vino a menos cuando la faena ya estaba hecha. Al final, falló con la espada y todo quedó en aplausos.

Ficha

Lugar: Tlaxcala, Tlaxcala. 

Evento: Corrida de toros. 

Plaza: «Jorge ‘Ranchero’ Aguilar». Entrada: Casi lleno en el 70 % del aforo permitido en tarde nublada, fresca y lluvia al final. 

Ganado: Seis toros de varias dehesas tlaxcaltecas, de García Méndez, que se dejó torear; de Reyes Huerta, manso y complicado; de Rancho Seco, protestado por falta de trapío y complicado; de De Haro, bueno y aplaudido en el arrastre; de Montecristo, protestado por falta de presencia y de poco juego y, de La Joya, de buen juego.

Cartel:

Uriel Moreno «El Zapata»: Palmas y una oreja.

El sevillano José Antonio «Morante de la Puebla»: Palmas y silencio.

Sergio Flores: Una oreja y palmas. 

Incidencias: La gente encargada de protección civil y autoridades del Ayuntamiento, de manera arbitraria, cerraron las puertas de la plaza argumentando que ya se había cubierto el aforo permitido, dejando a más de 250 personas afuera, pero por fortuna gente del ambiente taurino local, como el matador José Luis Angelino, su gente y también de la empresa, decidieron que ingresara cumpliendo con los protocolos. 

Emilio Méndez – Suerte Matador