José María Trigueros corta una oreja y resulta herido en la primera de Calasparra

José María Trigueros fue el triunfador del Primer festejo de la XXXI edición de la Feria Taurina del Arroz, donde cortó una oreja y resultó cogido por el segundo de su lote.

Ficha:

Se lidiaron novillos de Barcial, bien presentados y de juego desigual.

José Antonio Lavado, ovación y silencio.

Miguelito, silencio y silencio.

José María Trigueros, oreja con petición de la segunda y cogido en el sexto.

Más de media entrada en tarde soleada.

Saludaron en banderillas Carlos Pacheco y José Antonio Prestel.

Parte Médico: El novillero José María Trigueros ha sido atendido en la enfermería móvil de un traumatismo craneoencefálico, así como de una herida en cabeza que ha necesitado doce puntos de sutura. El joven espada sufre un fuerte traumatismo en el hombro derecho pendiente de estudio radiológico. Ha sido atendido por el equipo del Dr. Ricardo Robles y posteriormente trasladado al hospital Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia. Pronóstico reservado.

Comentario:

No fue fácil el animal que abrió el festejo, poniendo en serios apuros a los subalternos en el tercio de banderillas. Todo lo que realizó con la muleta José Antonio Lavado tuvo mucho mérito, sobre todo por el pitón derecho, resultando cogido sin consecuencias. Lavado lo intentó con valor al natural, sacando muletazos sueltos. Mató de estocada y descabello saludando una ovación desde el tercio.

Tras la merienda saltó al ruedo ‘Cacharrero’, un berrendo claro bien presentado. La labor del malagueño fue breve por las dificultades del animal, que no se empleó en el engaño. Lavado brindó la muerte de su antagonista al maestro Pepín Liria. Con los aceros no estuvo acertado. Silencio.

Gustó el saludo con el capote de Miguel Senent ‘Miguelito’ al primero de su lote, un novillo que derribó al picador de turno. En la franela no tuvo demasiada entrega, apostando el novillero valenciano en series por ambos pitones. La espada le jugó una mala pasada, protestando el público la colocación del estoque. Silencio.

El quinto fue un ejemplar deslucido desde su salida por chiqueros. La cuadrilla de Miguelito pasó una auténtica odisea en el tercio de banderillas. Nada de lo que realizó el joven torero llegó al público por el nulo juego de ‘Espada’, nombre del desrazado animal. Una estocada casi entera fue suficiente para acabar con la vida de este ejemplar. Silencio.

José María Trigueros ha tirado de raza ante el tercero de la novillada. El ejemplar de Barcial tuvo mejor condición que los dos anteriores. Trigueros se puso siempre de verdad, entregándose por completo en un trasteo de emociones sinceras. Muchísimo mérito tuvo todo lo que hizo un joven que sueña con la gloria. Oreja con petición de la segunda.

El sexto y último cogió contra las tablas de salida a José María Trigueros, siendo trasladado a la enfermería móvil. A partir de ese momento se hizo cargo del animal José Antonio Lavado. Se sacó la espina el diestro malagueño que sacó todo lo que tenía este astado que hirió a Trigueros. Los aceros le privaron de pasear un trofeo. Silencio.

Toromedia Comunicación – Chipé Producciones