José María Manzanares, por la puerta grande en Alicante

Un poderoso Manzanares corta las dos orejas al quinto de la tarde y abre la puerta grande en solitario.

José María Manzanares recibió perfecto al segundo de la tarde, un toro de la ganadería de El Pilar que embistió de manera incierta desde los primeros compases y lo mantuvo hasta el final. Manzanares fue corrigiendo sus embestidas hasta lograr torear en redondo y con pases larguísimos que despertaron los olés del respetable. Mantuvo su condición y el torero de Alicante sostuvo su firmeza logrando atemperar sus agrias embestidas. Las un pinchazo hondo y una gran estocada, saludó una ovación.

Salió el quinto de la tarde él Manzanares lo recibió con un precioso ramillete de verónicas. Brindó al público y comenzó un runrún en el tendido. Una vez en los medios, José María Manzanares sometió al animal para afianzarlo porque al igual que el resto del encierro, salió incierto. El alicantino ejerció mando y poder y toreó con mucha profundidad sobre la derecha. La suavidad fue la mejor de las armas con la izquierda con la que dibujó templados naturales. El animal que cuando se vio podido quería irse, no tuvo más que rendirse a un poderoso Manzanares que mató de una extraordinaria estocada y paseó las dos orejas.

Foto: Sara de la Fuente

Prensa José María Manzanares