José Garrido y Alfonso Cadaval cortan una oreja en la primera del ciclo continuado en Sevilla

La corrida de Santiago Domecq mantuvo el interés y tuvo varios toros importantes

José Garrido y Alfonso Cadaval fueron los triunfadores de la primera corrida del ciclo continuado al cortar una oreja cada uno de una corrida de Santiago Domecq que tuvo toros importantes. El extremeño y el sevillano hicieron lo mejor de una tarde que mantuvo el interés gracias al juego del ganado y el buen hacer de los jóvenes. El peruano Galdós se fue de vacío.

Ficha:

Se lidiaron toros de Santiago Domecq -el primero sobrero-, bien presentados destacaron tercero y cuarto.

José Garrido, palmas tras aviso y oreja.

Joaquín Galdós, silencio y ovación.

Alfonso Cadaval, oreja y silencio.

Se guardó un minuto de silencio en memoria de Fray Carlos Amigo Vallejo.

Comentario:

José Garrido vio como su primer toro se estrellaba contra un burladero y se partía el cuerno por la cepa. Con el sobrero que lo sustituyó, manejó con soltura el capote y se dobló muy bien en el comienzo de faena. El toro se metió en la primera serie con la derecha y no lo puso fácil. Tampoco facilitó el toreo al natural, escarbando y quedándose corto. Garrido estuvo firme y por encima en una faena que extendió hasta sacar todo lo que tenía el de Santiago Domecq.

Garrido tuvo una importante actuación en el cuarto. Se lució en un quite capote a la espalda y comenzó la faena de rodillas ligando bien con la derecha. Hubo otra serie más por ese pitón, muy vibrante por la embestida del toro, y en la siguiente rompió la faena, ligando con la mano baja y rematando muy bien con cambio de mano y pase de pecho excelentes. Cambió a la zurda y sobresalió de nuevo el remate de pecho. Planteó el final de faena con la derecha, asentado y firme, y arrancó los oles más rotundos cuando se gustó en los remates de las series. Mató de pinchazo hondo y fue premiado con la oreja.

Joaquín Galdós dejó buenos momentos a la verónica en el segundo de la tarde. En la muleta, el de Santiago Domecq tampoco lo puso fácil, orientándose pronto e impidiendo el lucimiento del torero, que abrevió tras intentarlo sobre todo por el lado derecho. Mató de estocada casi entera. Silencio.

Espoleado por el triunfo de sus compañeros, Galdós se fue a portagayola en el quinto. Este toro fue exigente pero le dejó más y comenzó en buen tono la faena. Sometió mucho a su oponente bajando la mano por el lado derecho, por donde logró los mejores momentos de su actuación. Por el izquierdo no respondió igual el toro. Mató de buena estocada.

Alfonso Cadaval fue el primero en triunfar. Ganó terreno con el capote y remató en los medios a un toro que salía suelto. Galdós hizo a este toro un buen quite por chicuelinas rematado con media y Juan Carlos García se lució en banderillas. Cadaval brindó al público la que iba a ser una de las faenas destacadas de la tarde.  Comenzó con un bonito toreo a dos manos a un toro que mostró enseguida su buena condición. Probó primero por el izquierdo y dejó una serie limpia, pero fue con la derecha cuando el sevillano enseñó lo mejor de su toreo en dos series ligadas y de buen trazo. Volvió a la zurda y dio buenos muletazos antes de terminar con una nueva serie con la derecha que cerró una faena de premio. Mató de estocada y cortó la primera oreja de la tarde.

Alfonso Cadaval no pudo hacer nada de capa de salida en el sexto, al que Garrido en cambio sí hizo un quite a la verónica. Alfonso brindó a su tío,  el ‘moranco’ Jorge Cadaval y se encontró en la muleta con un toro justo de fuerza al que poco a poco fue haciendo. Logró buenos momentos con la derecha, pero la faena no pudo tener la transmisión de la anterior por venirse el toro a menos. Pinchó y fue silenciado.

Fotos: Arjona / Pagés

Toromedia Comunicación