Jesús Enrique Colombo conecta con las peñas y se lleva la única oreja en Pamplona

Plaza de toros Monumental de Pamplona. Séptimo festejo de la Feria del Toro San Fermín. Quinta corrida de toros. Lleno. Cornúpetas de la ganadería de Cebada Gago, con un gran toro, el 5º, que ha sacado mucho fondo en la muleta. El resto con buena condición pero viniéndose a menos en el último tercio.

Juan Leal (Verde esperanza y oro): Silencio y Silencio.

Román (Carmesí y oro): Saludos y Vuelta al ruedo tras petición.

Jesús Enrique Colombo (Sangre de toro y oro): Saludos tras petición de oreja y 1 oreja.

La quinta corrida de la Feria del Toro de Pamplona ha contado únicamente con un toro con posibilidades de triunfo, el 5º, que ha embestido con muy buen aire por el pitón izquierdo, los demás se han ido apagando conforme avanzaba la lidia. La terna de matadores entregada, con ganas de agradar y logrando por momentos bastante conexión con los tendidos, sobre toro con las peñas de sol, caso de Jesús Enrique Colombo.

El único trofeo que se ha paseado en la tarde ha ido a parar a las manos de Jesús Enrique Colombo, en el 6º toro de la función. El astado de Cebada Gago ha tenido mucha transmisión y muchos pies en banderillas, tercio que ha protagonizado el propio matador, clavando en la cara de forma espectacular. Ha destacado el tercer par, por los adentros. La faena de muleta del diestro venezolano ha estado presidida por la entrega y la buena actitud, tratando de romper y de empujar hacia delante al de Cebada, que poco a poco se ha ido quedando más corto en su viaje tras el engaño. La estocada de efecto fulminante con la que ha rubricado su actuación ha sido el pasaporte ideal para el corte de la oreja.

Al tercero lo había saludado Jesús Enrique Colombo con dos largas cambiadas en el tercio y unas buenas verónicas. Animal éste que al igual que después ha hecho el sexto, ha galopado con franqueza en banderillas, dejándoselo llegar mucho Colombo. Sentado en el estribo ha iniciado el trasteo el torero de Venezuela ante un burel exigente, que siempre se desplazaba echando la cara arriba, protestando y tirando gañafones a la tela. Firme Jesús Enrique Colombo para intentar de sortear ese inconveniente. Pinchazo y estocada. Saludos tras petición de oreja.

Si el acierto estoqueador hubiera primado, se habrían cortado más trofeos esta tarde en Pamplona. Juan Leal lo tenía en el esportón si la tizona hubiera entrado en el cuerpo del ejemplar de Cebada Gago al primer intento. Toro éste primero nada fácil, exigente para el torero, que no ha terminado de salirse nunca del muletazo. Con un pase cambiado de rodillas en el centro del ruedo ha comenzado su labor muleteril Juan Leal, que ha estado muy firme, entregado y tragándole bastante a su oponente. En el tramo final del trasteo se mete en terrenos de cercanías, instrumentando varios circulares que llegan al público. Los dos pinchazos previos a la estocada en buen sitio cobrada al tercer viaje, han dejado el balance del torero francés en silencio.

El cuarto le ha dado menos opciones de lucimiento a Juan Leal. El toro, que en un primer momento fue picado por Tito Sandoval en el caballo que hacía la puerta, ha tenido poco motor y empuje para seguir los engaños con entrega y de verdad, al contrario, lo hacía soltando la cara y dando cabezazos. Lo intenta Juan Leal pero el depósito del cornúpeta del hierro gaditano tenía poco más. Pinchazo y estocada desprendida. Silencio.

Román se ha encontrado con un primer toro noble, bueno, pero con poca raza, faltándole también el plus final en la faena de muleta del torero valenciano. Temple y limpieza en los muletazos de Román, sobre todo por el lado derecho, puesto que por el izquierdo tenía tendencia a derrotar al intentar vaciar la embestida. Ha concluido Román el trasteo con manoletinas. Espadazo en lo alto. Saludos.

El mejor toro del encierro de Cebada Gago ha sido, con diferencia, el quinto, que gracias a la buena disposición de Román, a su valor y a pisar un terreno comprometido en la primera parte de su faena, ha extraído del animal el buen fondo que llevaba dentro, embistiendo largo y con profundidad por el lado izquierdo, por dónde lo ha cuajado Román. Pinchazo y estocada trasera. Vuelta al ruedo tras petición de oreja, que habría llegado de amarrar el espadazo en el primer intento.

Por último, subrayar los buenos puyazos recetados por Tito Sandoval y Vicente González, en el 4º; Santiago Morales «Chocolate», en el 5º; e Israel de Pedro, en el 6º.

Imagen: Canal Toros – Movistar Plus