Importante dimensión de Damián Castaño en la corrida concurso de Valdepeñas

Plaza de toros de Valdepeñas (Ciudad Real). Corrida de toros concurso de ganaderías conmemorativa del 150 aniversario de la inauguración de la plaza. Media entrada. Astados, por este orden, de Murube, Las Monjas, Prieto de la Cal, Dolores Aguirre, Araúz de Robles y Manuela Patón. Todos han estado muy bien presentados, resultando los mejores el 2º, de Las Monjas, y el 5º, de Araúz de Robles.

Miguel Tendero (Negro y plata): Silencio y Silencio.

Damián Castaño (Marfil y oro con remates negros): 1 oreja y 2 orejas.

Alberto Pozo (Verde manzana y oro con remates negros): Silencio y 1 oreja.

Interesante corrida concurso la celebrada esta tarde en Valdepeñas para conmemorar el 150º aniversario de la inauguración de este coso manchego. Lo primero que hay que decir es que todo lo que ha ocurrido en el ruedo ha tenido la importancia que da el toro serio y con presencia, otorgando mayor valor al triunfo conseguido por los toreros. La corrida, en líneas generales, se ha roto mucho en el caballo de picar, acusándolo posteriormente en el último tercio, así como también el desorden de la lidia en alguno de los toros, ha influido negativamente en el devenir posterior del trasteo del matador.

El triunfador de la tarde ha sido Damián Castaño, quien se ha enfrentado en primer término a un ejemplar de Las Monjas que ha sido picado en demasía y además muy trasero, pero que pese a ello ha mantenido un buena condición hasta el final. Toro exigente y al que había que poder y someter. Eso es lo que ha hecho, con la mano derecha, el diestro salmantino, quedándose en el sitio para ligar y corriendo la mano con buen aire. Por el izquierdo, el animal presentaba mayores dificultades. Pinchazo y gran estocada. Una oreja.

El quinto ha sido otro gran toro, éste con el hierro de Araúz de Robles, al que ha toreado de manera sensacional en el recibo capotero Damián Castaño. Hasta tres varas ha tomado el ejemplar del hierro jienense, galopando con fijeza y metiendo los riñones con clase en el peto. Después el burel ha durado poco en la faena de muleta de Damián Castaño, pero hasta llegar a ese punto, lo ha toreado con temple, con pulso y gustándose el torero de Salamanca, con un primoroso inicio de faena, con muletazos al paso. El de Araúz comenzó enseguida a tardear en su embestida, viniéndose muy a menos. Arrimón final de Damián Castaño. Estocada de buena colocación. Dos orejas.

Un trofeo ha paseado Alberto Pozo del toro que ha cerrado la corrida, un astado de Manuela Patón muy serio por delante. Vibrante recibo con el percal de Alberto Pozo, que ha tenido que hacer frente a un toro que se ha acabado muy pronto en el tercio final, influenciado, como ya se ha referido, por el tiempo que ha estado en el peto y los capotazos excesivos en el segundo tercio. Voluntad y disposición del torero, que cuando el burel se ha parado ha echado mano de recursos para después de pasaportarlo de un espadazo trasero pasear un apéndice.

El tercero ha sido un toro berrendo en jabonero de Prieto de la Cal, al que ha saludado muy bien sobre las piernas Alberto Pozo, saliéndose de esta guisa hasta los medios. El ejemplar de la vacada onubense ha tomado hasta tres puyazos, haciéndolo con fijeza. Muchos capotazos también, en este caso, en la lidia del animal, que conforme avanzaba la faena de Alberto Pozo ha ido desarrollando sentido. Lo que ha durado lo ha aprovechado Pozo, firme y con valor para tragarle a su antagonista. Estocada algo tendida. Silencio.

El lote de menos opciones de triunfo ha sido el de Miguel Tendero. El astado de Murube ha sido noble, embistiendo con ritmo pero al que también le ha faltado motor para llegar al tercio final. A media altura, con temple, lo ha ido encelando Miguel Tendero, quien con oficio le ha buscado las vueltas. Concluye su labor con manoletinas. Necesita de dos entradas a matar. Silencio.

Todavía menos posibilidades de lucimiento ha tenido el cuarto, de Dolores Aguirre, que ha llegado a la muleta del diestro albaceteño con media arrancada, casi sin pasar. Además falto de raza, se echa durante la faena de muleta. Medio espadazo atravesado. Silencio.

Entre las cuadrillas ha destacado el picador Javier Martín, de la cuadrilla de Damián Castaño, que ha picado al 5º. Marco Galán ha sobresalido en la lidia de los dos toros del torero salmantino mientras que Antonio Cama, ha hecho lo propio en el 4º.

Damián Castaño ha salido a hombros por la puerta grande al concluir la corrida.