Entrega total de Manuel Escribano en su cita con los Miuras en Sevilla

Real Maestranza de Caballería de Sevilla. 14ª y Última corrida de la Feria de Abril. Tres cuartos de entrada. Astados de la divisa de Miura, de poco juego y pocas opciones de triunfo, con falta de entrega y de humillación. El mejor el 5º.

Manuel Escribano (Blanco y oro), que actuaba en solitario: Saludos, Palmas, Silencio, Silencio tras aviso, 1 oreja con fuerte petición de la segunda y Saludos tras aviso.

Incidencias: Gran labor la llevada a cabo esta tarde por parte del conjunto de las cuadrillas, tanto a pie como a caballo, haciendo las cosas muy medidas y siempre a favor del toro que tenían delante y del jefe de filas.

Aunque el resultado numérico de la tarde en cuanto a trofeos sea escaso, la corrida con la que se ha cerrado la Feria de Abril 2022 siempre ha mantenido el interés del buen aficionado, expectante el público a que los toros de Miura le regalaran alguna buena embestida a Manuel Escribano.

Con una larga cambiada ha saludado el torero de Gerena al animal que ha abierto la función, realizando después un quite por chicuelinas. Con muchos pies ha llegado el astado al tercio de banderillas, sobresaliendo el segundo par colocado por los adentros. Muy firme ha estado Manuel Escribano, tragándole al ejemplar de Miura, que soltara la cara y que rebañara en el segundo tramo del muletazo. Estoconazo. Saludos.

De rodillas en la puerta de chiqueros ha recibido Manuel Escribano al segundo de la suelta, al igual que también lo ha hecho en el cuarto y en el sexto. El animal ha repetido en el percal pero sin terminar de salirse del mismo. Nuevamente, ha tomado los garapullos el diestro sevillano, resaltando, en este caso, el tercer par, prendido al violín y al quiebro, con gran verdad. Con dos pases cambiados por la espalda en el centro del ruedo ha iniciado su faena Manuel Escribano, ante un burel que ha tenido fijeza pero que ha ido sacando complicaciones al avanzar la lidia y al que el torero ha tenido que adaptarse a los cambios sucedidos en el transcurso de la faena. Muy por encima Escribano, sobrado de facultades y de conocimiento, con la mente despejada para saber qué debía de hacerle a su antagonista en cada instante. Estocada caída. Palmas.

En el tercero de la tarde, Manuel Escribano ha compartido el tercio de banderillas con José Chacón y Fernando Sánchez, logrando los tres un tercio de gran emoción y pureza en la realización de la suerte, dejándose llegar el toro a la barriga. La faena de muleta ha tenido poca historia, con un toro de corto recorrido y que embestía a la defensiva. Estocada en buen sitio. Silencio.

Como queda dicho, a porta gayola se ha ido Manuel Escribano a recibir al cuarto Miura de la corrida, que ha protagonizado un importante tercio de varas, arrancándose desde lejos en rectitud al caballo que montaba Espartaco, que le ha suministrado dos puyazos magníficos. Bien con los rehiletes Manuel Escribano, dándole todas las ventajas al toro. Firmeza y buena actitud del matador de Gerena, que ha aguantado sin descomponerse para nada los gañafones y las tarascadas que le tiraba el burel a la pañosa. Necesita de cuatro intentos con el estoque. Silencio tras aviso.

El quinto, que después ha sido el que mejor juego ha ofrecido en la faena de muleta, no ha hecho, sin embargo, buena pelea en varas, dando saltos y protestando ante el caballo que hacía puerta. En esta ocasión, el tercio de banderillas lo han protagonizado Manuel Escribano y Fernando Sánchez, cuadrando siempre ambos en la cara. Este toro ha sido noble y además ha humillado y se ha desplazado más largo en el muletazo. Todo eso lo ha sabido aprovechar a la perfección Escribano para hilvanar un quehacer que ha tenido profundidad y, por momentos, gusto, destacando también la medida del mismo, marchándose Manuel Escribano a por la espada cuando el toro se lo ha marcado. Estocada desprendida. Ese par de dedos que la espada estaba caída, le ha impedido al torero cortarle las dos orejas. Un apéndice con fuerte petición de otro.

Para culminar su gesta, Manuel Escribano ha recibido al sexto astado de la suelta en la puerta de chiqueros, embistiendo el burel con cierto temple al percal. Con un torero galleo lo ha dejado en suerte hacia el caballo de picar, demostrando el animal buen tranco en banderillas. Entre los tres pares colocados por Escribano, destacar el tercero, al quiebro y citando de rodillas. También de hinojos ha iniciado el torero de Gerena el trasteo muleteril, tratando de darle confianza al toro y de consentirlo. Pero el ejemplar de Miura se ha venido abajo a pesar de que Manuel Escribano siempre lo ha esperado a que metiera la cara en el engaño y lo ha llevado muy embebido de tela. Media estocada bien colocada y dos descabellos. Saludos tras aviso.

Profunda admiración por lo que ha hecho hoy en Sevilla Manuel Escribano, que no se ha guardado nada en ningún momento y que ha sido un derroche de entrega, compromiso, verdad y conocimientos.

Mario Benítez, Espartaco, Juan Francisco Peña y Manuel Quinta han sobresalido, especialmente, con la puya. Juan Sierra y Javier Ambel en la lidia y, como ya se ha citado, José Chacón y Fernando Sánchez, en los toros que han banderilleado junto al matador.

Fotos: Arjona / Pagés