Emotivo homenaje al Maestro Luis Francisco Esplá en San Juan del Río

El pasado domingo 10 de abril se abrieron las puertas del rancho “El Pedrero” que se ubica en localidad queretana de San Juan del Río, en la que el matador de toros y apoderado Adolfo Guzmán y su familia, dieron la bienvenida al Maestro alicantino Luis Francisco Esplá para hacerle un homenaje, no sólo al torero, sino también al ser humano y al amigo.

Así que el maestro Esplá acompañado de su Sra. esposa y los integrantes de su cuadrilla, los banderilleros Domingo Navarro y Paco Senda, así como su fiel mozo de espadas, Tin Portes, familiares y amigos, regresaron una vez más a este bonito lugar donde se encuentra el Cortijo Valente Arellano en la que se llevó a cabo un emotivo Festival Taurino por la hermandad entre México y España, en la que hicieron el paseíllo el matador de toros Lorenzo Garza Gaona y el novillero Enrique de Ayala, acompañados de una cuadrilla de lujo con Domingo Navarro y Paco Senda.

El festival tuvo momentos emotivos y artísticos con toque flamenco por parte de los Hermanos Ayala, en cuanto a los toreros, un Lorenzo Garza Gaona que lució de capa y estuvo poderoso con la muleta y Enrique de Ayala que a base de raza se impuso a un complicado novillo al que terminó sometiendo. También lucieron Paco Senda con ese capote artístico en las labores de brega y Domingo Navarro en banderillas, jugándosela y agradando a los invitados para este acontecimiento en el que los brindis y el reconocimiento de México al maestro Esplá fue la parte principal de este acontecimiento, que culminó con una comida muy mexicana, con mariachi pero, sobre todo, con el espíritu de celebrar esa hermandad taurina y el reconocimiento a estas personalidades que forman parte de la historia de la tauromaquia.

Cabe señalar que originalmente este festival sería un mano a mano entre los maestros Adolfo Guzmán y Luis Francisco Esplá, pero hace unas semanas en Cadereyta, Guzmán sufrió un percance cuando saltó un novillo al callejón quedando lesionado, por lo que aún contra su voluntad se tuvo que cambiar el cartel, pero ahí queda para un futuro ese mano a mano que si Dios quiere podamos ver y disfrutar.

Emilio Méndez – Suerte Matador