Ángel Téllez indulta a «Salinero», de El Torero, en una corrida triunfal en Alcázar de San Juan

Plaza de toros de Alcázar de San Juan (Ciudad Real). Corrida de toros. Dos tercios de entrada. Ejemplares de la ganadería de El Torero, justos de presentación en algún caso, nobles, con calidad pero con poca raza. Los mejores el 5º y el 6º, «Salinero», nº 53, negro, toro con clase, bravo, humillando, con gran fondo de casta y enorme duración, soportando una faena muy larga de Ángel Téllez. En 7º lugar se ha lidiado un novillo de Juan Pedro Domecq, con motor y transmisión.

José Antonio «Morante de la Puebla» (Caldera y oro): 1 oreja y 2 orejas.

Emilio de Justo (Negro y oro): 2 orejas y 1 oreja tras aviso.

Ángel Téllez (Turquesa y oro): 1 oreja con petición de la segunda y 2 orejas y rabo simbólicas tras indulto y aviso.

El novillero con picadores Aarón Infantes (Azul pavo y oro): 2 orejas.

Incidencias: Antes de que pisara el ruedo el primer toro, ha sonado el Himno de España.

Ángel Téllez ha firmado esta tarde en Alcázar de San Juan una grandiosa faena, seguramente una de las mejores de la temporada 2022, ya que ha tenido muchas de las virtudes que debe tener una obra para el recuerdo: temple, ajuste, reunión, pureza, expresión, profundidad en los muletazos,…. Los compañeros de cartel del torero toledano, Morante de la Puebla y Emilio de Justo también han tenido una destacada actuación, paseando cada uno de ellos tres orejas.

El cénit de la corrida se ha vivido en el 6º de la función, un toro que se ha entregado con codicia y humillando en todo lo que ha hecho desde que ha pisado el ruedo. Gran fijeza también la del astado del hierro gaditano, que además se ha desplazado muy largo en la muleta de Ángel Téllez, que se ha marchado a los medios de la plaza, sin más probaturas. Trasteo de nota muy alta del diestro de Mora de Toledo, completa, ya que las series por uno y otro pitón han tenido seis y siete muletazos y el forzado de pecho, también a veces rematadas con un trincherazo por bajo o un cambio de mano. Es decir, variedad, que ha sido otro más de los puntos a resaltar de la faena de Ángel Téllez, a la par que pureza en los cites y en la reunión, terminando el muletazo por debajo de la pala del pitón. A placer, muy a gusto durante toda la faena Téllez, sintiendo y expresando su personal concepto de la Tauromaquia. Mediado el trasteo el público ha comenzado a pedir el indulto del toro, continuando mientras tanto Ángel Téllez muleta en mano. Finalmente, ha asomado por el palco el pañuelo naranja, siéndole concedido el indulto a «Salinero». Dos orejas y rabo simbólicas tras aviso.

Ya en el tercero de la suelta había dejado Ángel Téllez una faena importante, brindada a Emilio de Justo, ante un toro noble, obediente pero que apretaba hacia los adentros y que no era fácil. Ángel Téllez se ha quedado en el sitio, dejándole la pañosa en la cara al burel de El Torero, provocando que éste persiguiera el engaño. Los momentos álgidos del quehacer del matador toledano han llegado con la mano izquierda, incluso con una serie citando de frente a pies juntos, de mucha pureza. Termina su labor con manoletinas. Estocada contraria. Una oreja con petición de la segunda.

El temple y la suavidad han sido las principales virtudes de la actuación de Morante de la Puebla ante el primero de la corrida, un ejemplar noble, obediente y con calidad pero escaso de raza. El torero cigarrero ha intentado y conseguido ponerle la torería y la entrega necesarias para llegar y transmitir al tendido, que después de pasaportar a su oponente de una estocada desprendida, ha pedido y obtenido para él, una oreja.

En el cuarto ha sido derribado, sin consecuencias, el picador Aurelio Cruz. El burel de El Torero ha sido noble pero el depósito de la bravura y del motor lo tenía justito. Morante de la Puebla ha comenzado su labor con la franela sentado en el estribo. La torería, el sabor añejo que destila la tauromaquia del diestro sevillano, al mismo tiempo que el temple y la suavidad, han sido las claves para que el animal aguantara, si bien en el tramo final del quehacer se ha venido muy a menos. De lo mejor de la faena de Morante, los ayudados de cierre de la misma. Estocada algo desprendida. Dos orejas.

Buen juego de brazos ha tenido el recibo capotero de Emilio de Justo al segundo de la tarde, instrumentándole después del primer tercio, un quite por chicuelinas. Faena brindada al Dr. Eduardo Hevia por parte de Emilio de Justo, quien cuaja los pasajes más sobresalientes de ella al manejar la mano zurda, con el añadido de que al principio por ahí el toro se metía por dentro. Naturales de uno en uno de Emilio de Justo, porque no era posible la ligazón, de magnífico trazo. Gran estocada. Dos orejas.

Aún mejor ha sido la actuación de Emilio de Justo ante el quinto de la función, propiciada por la mayor raza y transmisión de éste. El inicio de faena del torero cacereño, con la pierna flexionada, para alargar el viaje de su antagonista, ha resultado clave para el devenir posterior de la misma, que ha ganado en fijeza y que posteriormente ha sacado un extraordinario fondo de bravura. Labor maciza y rotunda de Emilio de Justo, firmando series de naturales largos, por abajo, rematando atrás de la cadera. Profundidad y pureza en el toreo de Emilio de Justo, que ha estado encajado, asentado, haciendo las cosas muy de verdad, echándole la muleta al hocico al toro para traérselo toreado. Finaliza la faena con manoletinas con el compás abierto. Estocada y dos descabellos. Una oreja tras aviso.

Ha concluido el festejo con la actuación del novillero local Aarón Infantes, que ha sufrido una voltereta mientras conducía al caballo al ejemplar de Juan Pedro Domecq, siendo lo peor la caída, con el cuello. Una vez repuesto Aarón Infantes ha brindado su faena a los matadores del cartel, realizando un trasteo en el que ha primado la voluntad y la entrega ante otras cosas, algo lógico en un novillero. Faena larga del joven torero alcazareño, que no se ha dejado nada en el tintero, cuajando al utrero de Juan Pedro Domecq. Estocada tendida. Dos orejas.

Extenso es el apartado reservado a las cuadrillas, Germán González, ha destacado picando al 5º. En banderillas se han desmonterado Manuel Ángel Gómez y José Manuel Pérez Valcarce, en el 2º; Juan Navazo y Alberto Zayas, en el 3º; Morenito de Arles y, de nuevo, Pérez Valcarce, en el 5º; y Jesús Aguado y, otra vez, Alberto Zayas, en el 6º.

Foto: Prensa Tauroemoción